El agua se puede encontrar en tres estados: solido, líquido y gaseoso. El hielo, la nieve y el granizo son agua en estado sólido. El agua que se consume, el agua de los ríos, mares o lagos es agua en estado líquido. El vapor de agua es agua en estado gaseoso.

El hombre utiliza el agua en estado sólido para conservar los alimentos. En estado líquido, en la agricultura, la ganadería y el aseo. En estado gaseoso, para mover maquinas. El agua puede cambiar de estado por efectos del frio y del calor. Por ejemplo, cuando el hielo se calienta se convierte en agua líquida, cuando el agua líquida se calienta se convierte en vapor, cuando el vapor de agua se enfría, se convierte en agua líquida y cuando el agua líquida se enfría lo suficiente, se convierte en hielo.